CLASES MINERALES

 

9 Clase IX. Silicatos

9.11.2 Cadenas dobles (Anfiboles)


Formadas por 2 cadenas simples unidas entre sí mediante de puentes de oxígeno Si-O-Si, dando lugar a una estructura del tipo (Si4O11-6)n, con una relación Si/O=4/11:

 

Al igual que en los piroxenos, la química de los anfíboles es muy compleja y son normales las sustituciones interatómicas. La fórmula general de los minerales de este grupo es: Z0-1X5Y2T8O22(OH,F,Cl)2

siendo:

X: Mg, Fe(II), Mn, Al, Fe(III), Ti

Y: Li, Na, Ca, Mn, Fe(II), Mg

Z: Ca, Na, (a veces K)

T: Si, Al

La sustitución de Si por Al puede llegar a la proporción Al/Si=1/3. El Fe y el Mg son totalmente intercambiables. Los OH- pueden estar parcialmente sustituidos por F-, pudiendo ser su suma estequiométricamente deficitaria y, a veces, son sustituidos por O-2. La entrada de cationes como Na+ ó K+ se ve favorecida por la presencia de huecos entre las dobles cadenas.

La estructura y composición de los anfiboles no ha sido conocida con detalle hasta bien entrado el siglo XX, al poder aplicarles las técnicas de caracterización (Difracción de Rayos X, Espectroscopía IR, etc.). La mayor parte de los trabajos se han realizado desde 1965 y su nomenclatura y clasificación data de 1965 (Leake). Se trata de un grupo de minerales que presenta un amplio rango de composición y de estabilidad, lo cual les hace muy frecuentes en numerosas paragénesis.

La comparación entre los piroxenos y los anfiboles, desde el punto de vista físico, químico y estructural, servirá para describir sus principales características.

Los piroxenoides poseen una relación Si/O=1/3, pero no tienen la estructura de los piroxenos, aunque poseen también cationes coordinados octaédricamente entre las cadenas silicatadas. En los piroxenos la repetición de tetraedros en la cadena se da cada 7.3 Å, mientras que en los piroxenoides es muy variada (12.5 en la wollastonita ó 17.4 Å en la piroxmanguita), lo cual hace que las cadenas sean menos simétricas que en los piroxenos y ello se refleja en su hábito fibroso y en su fractura astillosa. Además cristalizan en el sistema triclínico.

El término ASBESTO se utilizó inicialmente para anfiboles fibrosos (tremolita, crocidolita, actinolita). En la actualidad también se engloban con esta denominación a ciertas serpentinas fibrosas (filosilicatos), como el crisotilo y la antigorita.

 


[Anterior]    [Siguiente]