INTRODUCCIÓN A LA MINERALOGÍA

 

1 Concepto de Mineral y Primeras Nociones

1.3 Sistemática Mineral. Clasificación Mineral


El encuadre mineralógico o clasificación constituye una de las bases del estudio de los minerales y la llave para el desarrollo de una Mineralogía Descriptiva rigurosa. De hecho, han sido muy numerosos los intentos de clasificación que ha habido durante la historia. La primera clasificación de minerales que se conoce fue realizada por el griego Teofrasto, durante el siglo III a.C. El romano Plinio, en el siglo I d.C., en su "Historia Natural", elaboró una Sistemática Mineral que serviría de base para los trabajos que realizó Avicena durante la Edad Media. Sin embargo, estas clasificaciones siempre eran desbordadas por los nuevos conocimientos.

Durante muchos siglos se ha intentado clasificar los minerales atendiendo a numerosos criterios, pero éstos siempre han sido unitarios y, tarde o temprano, las clasificaciones quedaban obsoletas.

En la actualidad, las clasificaciones consideran varios criterios debidamente ponderados. Las clasificaciones que mejor resultado han dado son las que se apoyan en criterios químicos, estructurales y geoquímicos. En esta línea se encuentran las clasificaciones de Kostov y de Strunz, las más empleadas en los últimos años.

 

A.- CLASIFICACIÓN DE KOSTOV (1957):

Considera criterios químicos, estructurales y genéticos. Dado que la mayoría de los minerales son de naturaleza iónica, utiliza los aniones para el establecimiento de clases y los cationes para subdividir las mismas.

En los silicatos debe usar criterios estructurales sirviendo estos para la creación de las subclases y los criterios geoquímicos para el establecimiento de grupos. De esta forma Kostov crea una clasificación basándose en los elementos más abundantes en el mundo mineral y en la que figuran las clases que aparecen en la siguiente tabla:

I ELEMENTOS
II SULFUROS Y SULFOSALES
III HALUROS
IV OXIDOS E HIDROXIDOS
V SILICATOS
VI BORATOS
VII FOSFATOS, ARSENIATOS Y TELURATOS
VIII WOLFRAMATOS
IX SULFATOS, SELENIATOS Y TELURATOS
X CROMATOS
XI CARBONATOS
XII NITRATOS Y IODATOS

 

B.- CLASIFICACIÓN DE STRUNZ (1941 - 1970)

Hugo Strunz publicó entre estos años 5 ediciones de la "Mineralogische Tabellen" (Leipzig 1941, 1949, 1957, 1966 y 1970). Se consideran criterios químicos para el establecimiento de clases en función de la naturaleza del anión:

I ELEMENTOS
II COMPUESTOS SIMILARES
III HALOGENUROS
IV OXIDOS E HIDROXIDOS
V CARBONATOS, NITRATOS Y BORATOS
VI SULFATOS, CROMATOS, MOLIBDATOS Y WOLFRAMATOS
VII FOSFATOS, ARSENIATOS Y VANADATOS
VIII SILICATOS
IX SUSTANCIAS ORGÁNICAS (opcional)

De acuerdo con determinados criterios estructurales, la clase de los Silicatos presenta 6 subclases:

NESOSILICATOS
SOROSILICATOS
CICLOSILICATOS
INOSILICATOS
FILOSILICATOS
TECTOSILICATOS

Las clasificaciones actuales se basan en la de Strunz, aunque continuamente se introducen modificaciones y se van adecuando los criterios a los conocimientos del momento. En este sentido hay que destacar los trabajos de la I.M.A.

La subdivisión de los silicatos en subclases responde a criterios estructurales. Pero también se aplican estos criterios para establecer, en las demás clases, los tipos estructurales (o tipos de fórmula).

El establecimiento de grupos y de series responde a criterios químicos (cationes, agua, otros aniones,...) y geoquímicos o genéticos. En este grado de la clasificación es donde aparecen actualmente los mayores problemas, ya que es continua la aparición de trabajos que revisan estructuras, composiciones y procesos de formación de materiales.

Los términos existentes en cada grupo o en cada serie se corresponden con la especie mineral, que ya se ha definido con anterioridad.

Por otra parte, se aplica el concepto de variedad a los distintos aspectos que puede presentar una especie, bien sea por pequeñas variaciones en la composición química que suelen originar cambios de color (la esmeralda es una variedad de berilo que contiene cromo y es verde) o bien por presentarse con diferentes hábitos característicos.

Teniendo en cuenta el significado del término variedad, debe quedar claro que las polimorfías, o formas polimórficas, de una determinada sustancia, no constituyen variedades, siendo cada una de ellas, una especie distinta. Así por ejemplo las alotropías del azufre, (a, b, g), constituyen especies distintas, lo mismo que los polimorfos del cuarzo (a ó bajo, b ó alto) que presentan leves diferencias estructurales que hacen que cada uno de ellos sea una especie, aunque sólo uno de ellos está presente en la naturaleza (el cuarzo a o cuarzo bajo).

En lo que respecta al fenómeno de la sustitución isomórfica, hemos de tener en cuenta que las diferentes denominaciones que se dan a los términos de una serie isomórfica no suelen estar fijados de una forma muy estricta, salvo en algunos casos (plagioclasas,...). De este modo, surgen tanto especies como variedades, por lo que conviene estar atentos a la normativa de la IMA en este sentido.

 


[Anterior]    [Siguiente]