INTRODUCCIÓN A LA MINERALOGÍA

 

2 Caracterización de las Sustancias Minerales

2.2 Localización de los Minerales. Los Primeros Pasos


Cuando se nos presenta una muestra geológica, es posible que se trate de una roca o de una especie mineral y generalmente no representa una gran dificultad discernir entre ambas posibilidades. Veamos brevemente ambos conceptos:

La dificultad de distinguir entre una roca y una especie mineral se encuentra cuando la textura es microscópica, lo cual hace difícil ver si hay diferentes componentes.

Si la muestra es una roca, son características organolépticas las que nos van a ayudar en su identificación y posteriormente pasarán a manos de los geólogos, especialistas en Petrología, para profundizar en su conocimiento.

Cuando se trata de una especie mineral, como ya se ha dicho, existe una probabilidad, no muy alta, de un inmediato reconocimiento. Además de observar las propiedades organolépticas, es conveniente realizar algunos ensayos químicos sencillos, como por ejemplo el comportamiento ante una gota de ácido clorhídrico o un calentamiento con un mechero de gas. Esto puede darnos alguna pista, pero no suele ser más que una leve orientación, nunca determinativa.

Es muy importante también, conocer el ambiente geológico donde ha aparecido la muestra, ya que ello nos va a permitir descartar ciertas especies o variedades. Así por ejemplo, en un ambiente sedimentario no se puede pensar en encontrar olivino, hornblenda o augita. Por otro lado, hay minerales que pueden aparecer en varios ambientes, como por ejemplo el cuarzo, la calcita o los feldespatos. También es cierto que en cada ambiente, los hábitos de una misma especie mineral pueden ser distintos, ya que estos dependen en gran medida de las condiciones de formación.

 


[Anterior]    [Siguiente]