INTRODUCCIÓN A LA MINERALOGÍA

 

2 Caracterización de las Sustancias Minerales

2.4.1.1.2 Ensayos Vía Húmeda


Son los ensayos realizados sobre las disoluciones procedentes del tratamiento del mineral con disolventes, ya sean ácidos o básicos. En ocasiones, es necesario realizar una disgregación en crisoles con la ayuda de fundentes.

En las disoluciones del mineral, junto a sus componentes en forma iónica, aparecen los correspondientes a las sustancias que han intervenido en el proceso de solubilización. Esto hay que tenerlo en cuenta a la hora de realizar los análisis.

Para encontrar los iones presentes en la disolución, hay dos opciones:

A.- Realizar Marchas Analíticas. Esta opción se adopta en muy contadas ocasiones.

B.- Realizar una serie de Ensayos Generales, tanto para cationes, como para aniones, consistentes en hacer reaccionar pequeñas porciones de la disolución con los reactivos siguientes:

El uso de cada uno de estos reactivos debe estar condicionado por el tipo de disolvente que se haya usado para tratar al mineral. Por ejemplo, si el mineral se ha disuelto en ácido clorhídrico (ClH), no se debe añadir nitrato de plata, pues aparece un precipitado blanco de cloruro de plata (ClAg) causado por los cloruros del citado ácido. Por supuesto, tampoco debe añadirse el propio ácido clorhídrico como reactivo general:

 

Ácido clorhídrico (diluido)
Ácido sulfúrico (diluido)
Hidróxido sódico o potásico
Hidróxido amónico (solución acuosa de amoniaco)
Carbonato sódico
Carbonato amónico
Ferrocianuro potásico
Cloruro de bario
Nitrato de plata
Sulfuro de sodio o ácido sulfhídrico
Cianuro potásico (sólo en medios no ácidos)
Peróxido de hidrógeno
Yoduro potásico

Después del uso de los reactivos generales quedarán descartados un buen número de iones y unos sólo unos pocos serán probables. Para terminar de concretar se recurre a los reactivos específicos de cada una de las entidades.

Una vez encontrada la composición química cualitativa, puede determinarse la mineralogía de la muestra objeto de estudio mediante sus propiedades físicas. Sin embargo, ello no es siempre posible y hay que llegar a conocer la composición cuantitativa para conocer la fórmula. Pero incluso, conociendo la composición química o la fórmula, no siempre se identifica la especie por completo (esto ocurre fundamentalmente en los silicatos) y hay que determinar la estructura.

 


[Anterior]    [Siguiente]