INTRODUCCIÓN A LA MINERALOGÍA

 

2 Caracterización de las Sustancias Minerales

2.4.1.2.3.2.2 Espectroscopia de Absorción Atómica (AA)


Es también conocida como fotometría de llama de absorción. Su uso data de 1956 (A. Walst, J.P. Schelton, C.T.J. Alkemade,...). Al igual que la Fotometría de Emisión de Llama, la disolución de la muestra se pulveriza finamente y se la coloca en una llama, con lo cual se disocia en sus átomos constituyentes y se mantienen en su estado fundamental, en su mayor parte, (ver figura).

Mediante una lámpara cuyo cátodo está construido con el elemento que se quiere determinar, se produce una radiación capaz de excitar únicamente los átomos del citado elemento. Esta radiación se envía a la muestra que absorbe la cantidad necesaria de tal energía para que los átomos a determinar pasen del estado fundamental al estado excitado. La cantidad de energía absorbida es proporcional al número de átomos que se han excitado.

Las lámparas utilizadas en la actualidad se denominan de cátodo hueco. Como se ha dicho, su cátodo está construido del elemento que se quiere determinar, mientras que su ánodo es de wolframio. El conjunto del cátodo y del ánodo va introducido en una ampolla de vidrio llena con un gas noble. En ella, el gas se ioniza y por colisión con el metal se produce la liberación de átomos del cátodo, emitiendo un espectro completo del elemento. Esta emisión sale por una ventana de cuarzo y se pasa por un monocromador cuya misión es seleccionar la línea más adecuada para provocar la absorción del elemento y pasarle desde el estado fundamental a un estado excitado. Esta línea debe suministrarnos la mejor sensibilidad y las menores interferencias. Es importante la existencia de un doble haz en la radiación emitida por la lámpara pues la energía absorbida por la muestra se calcula mediante la diferencia entre el haz que pasa por ella y el haz que no pasa.

 


[Anterior]    [Siguiente]