INTRODUCCIÓN A LA MINERALOGÍA

 

2 Caracterización de las Sustancias Minerales

2.5.1 Enlaces en los Cristales


La estructura interna de la materia se encuentra muy relacionada con el tipo de átomos que la constituyen y con las interacciones o enlaces existentes entre ellos. Estas interacciones estabilizan el cristal y las hay de varios tipos. Las distribuciones periódicas que forman los cristales pueden estar constituidas por átomos (o iones) o por moléculas, en cada caso el tratamiento será distinto.

En el caso de distribuciones atómicas, se pueden considerar tres tipos de enlaces o interacciones:

Algunas de las características de las sustancias con enlaces covalentes son:

1.- Las densidades suelen ser bajas.
2.- Son aislantes o semiconductores en fase sólida y en fase fundida.
3.- Las propiedades ópticas están condicionadas por la existencia de electrones deslocalizados.
4.- Generalmente son diamagnéticos.
5.- Son insolubles en líquidos polares.
6.- Raramente forman soluciones sólidas.

La existencia de enlaces iónicos, covalentes o metálicos puros, es casi ficticia, ya que siempre hay un cierto carácter iónico en un enlace covalente y viceversa, aunque hay muchos casos concretos en que se da una gran proximidad a la pureza. En principio, puede decirse que a mayor diferencia de electronegatividad, mayor carácter iónico.

En muchas sustancias pueden encontrarse varios tipos de enlace. Por ejemplo, en los sulfatos la unión S-O es fundamentalmente covalente, mientras que los cationes se unen al anión mediante interacciones esencialmente iónicas. Se dice que estos compuestos son anisodésmicos. Mientras que cuando todos los enlaces son iguales, como en el diamante, se trata de sustancias isodésmicas.

Las disposiciones moleculares periódicas se encuentran estabilizadas por interacciones entre las moléculas, son los llamados enlaces moleculares, entre los que se encuentran los enlaces de hidrógeno (de gran importancia en numerosas sustancias orgánicas e inorgánicas), las fuerzas de dispersión (Van der Waals), etc. Estas interacciones tienen una energía mucho menor que las establecidas entre átomos o iones. Las propiedades de estas sustancias son muy características y suelen ser menos estables.

La estabilidad de los cristales es función del tipo y de la energía de los enlaces que le forman. Por ejemplo, la gran estabilidad de los silicatos está basada en la elevada energía de enlace que posee la unión Si-O. Cuanto mayor sea el número de enlaces establecidos, mayor será la estabilidad del compuesto. Los tectosilicatos son más estables que los nesosilicatos.

 


[Anterior]    [Siguiente]