INTRODUCCIÓN A LA MINERALOGÍA

 

2 Caracterización de las Sustancias Minerales

2.5.2 Los Sólidos Cristalinos


Las distribuciones atómicas y moleculares constituyen las redes cristalinas que, al ser periódicas en las tres dimensiones del espacio, confieren a la materia el carácter cristalino.

Cuando las distribuciones atómicas o moleculares no son periódicas o lo son a corto alcance, se dice que no están cristalizadas o que son amorfas, como por ejemplo, el ópalo.

En el caso de distribuciones moleculares es importante conocer la disposición de los átomos en la molécula y, además, la distribución de las moléculas en el espacio.

Al tratarse de distribuciones periódicas, se generan una serie de simetrías o relaciones entre puntos homólogos de la red que permiten clasificar las estructuras de acuerdo con los elementos de simetría que contienen. Cada uno de los conjuntos de simetrías existentes en la red se denomina Forma Cristalina, Clase de Simetría o Grupo Puntual. El número de estos conjuntos es 32 y cada especie mineral pertenece a uno de ellos. El espacio mínimo de la red que contiene toda la información sobre su simetría se denomina Celda Unidad. La presencia o ausencia de ciertos elementos de simetría en una red puede condicionar algunas propiedades. Por ejemplo, una sustancia que posea centro de simetría, no podrá ser piroeléctrica.

Cuando una sustancia puede pertenecer a más de una forma cristalina, se dice que es polimorfa y cada una de las polimorfías constituye una especie mineral diferente. Las sustancias que cristalizan en la misma forma cristalina, se dice que son isoformas.

 


[Anterior]    [Siguiente]